Jueves, 29 de febrero, 2024
Barcelona,
18°
Soleado

ALEMANIA: LAS TRES CLAVES DE LAS ELECCIONES

Elecciones en Alemania

Todos los escenarios, por inverosímiles que parezcan, pueden

acabar materializándose.

Pablo Gea

La apariencia de consenso que Alemania ha pretendido mostrar al mundo desde la Segunda Guerra Mundial parece resquebrajarse. Las elecciones del pasado domingo arrojan un resultado que se corresponde con un país mucho más dividido de lo que pudiera apreciarse a simple vista. De lo que no hay duda es de que el largo liderazgo de Merkel (16 años en el poder nada menos, más que los 12 años de Hitler) arroja una sombra que abrazará, para bien o para mal, a quien se erija como nuevo canciller. Como tampoco de que, dados los resultados, el futuro gobierno alemán deberá conformarse a la fuerza por una coalición de tres partidos. Ahora comienza un período incierto en el que el maquiavelismo político tomará el timón de la nave y las habilidades negociadoras de cada partido marcarán la diferencia sobre la porción de la tarta del poder que cada cual se servirá en el plato. Para entender mejor la partida que se empieza a disputar ahora, apuntamos las tres claves de los comicios:

1. UNA VICTORIA INCIERTA: CONSERVADORES FRENTE A SOCIALDEMÓCRATAS.

Candidatos elecciones Alemania

EL SPD (Partido Socialdemócrata) ha pasado a la CDU (Unión Cristianodemócrata) por muy poco, tan sólo 1,6 puntos, de manera que la formación dirigida por Olaf Sholz se alza con el 25,7% de los votos, mientras que los capitaneados por Armin Laschet obtienen un 24,1%. Una derrota de los conservadores en toda regla, a la par que una victoria de los socialdemócratas que, teniendo en cuenta que muchos habían firmado su acta de defunción como fuerza política significativa a favor de Los Verdes, no deja de ser importante. Y más teniendo en cuenta el perfil que presenta Sholz, un candidato merkeliano que ha sido Vicecanciller y Ministro​ Federal de Finanzas con su gobierno y que, pese a ello, proyecta una imagen de cambio sensato pero no rupturista, en la línea del perfil ideológico bajo que requiere una figura integradora que maneje la compleja maquinaria estatal de la potencia centro-europea. Esencial, guste o no, para la estabilidad del continente. Laschet se ha estrellado literalmente, si bien no todo ello es achacable a su figura, toda vez que la pacífica sucesión que planeó Merkel no salió como esperaba y la pérdida de impulso de la CDU y sus aliados bávaros de la CSU (Unión Socialcristiana) se ha ido haciendo patente a lo largo de estos años. Y aunque es el propio Laschet quien ha salido a la palestra a reclamar su derecho a formar gobierno, no todos dentro de las filas conservadoras lo ven así, y piden asumir responsabilidades mientras cada vez queda más claro que serán los partidos bisagra (concretamente los verdes y los liberales) quienes tendrán la llave de la próxima cancillería en sus manos.

2. LOS VERDES: TERCERA FUERZA DE ALEMANIA

Annalena Baerbock, la candidata «verde» a la cancillería.

Aunque las altas expectativas depositadas en los comicios han dejado un sabor agridulce en la formación, lo cierto es que, con el 14,8% de los votos, son la tercera fuerza en el Bundestag. Clave, por lo tanto, para formar gobierno. Y un partido con el que están condenados a entenderse tanto los conservadores como los socialdemócratas si albergan alguna esperanza de hacerse con la cancillería. Algo que les llevará, necesariamente, a tener que limar asperezas con los liberales, por cuanto los planteamientos verdes de fuertes regulaciones de cara a atajar el cambio climático y subidas de impuestos chocan frontalmente con la visión liberal pro-empresarial y en pos de rebajas fiscales. Los Verdes ya formaron una coalición de gobierno con los socialdemócratas durante el mandato de Gerhard Schröder, y los continuos guiños mutuos entre los dos partidos se izquierdas han sido una constante, sabedores de que se necesitan mutuamente.

En cualquier caso, desde las entrañas de la formación ya se preparan para tener que trabajar con los liberales, planteándose incluso atar los detalles del acuerdo entre los dos partidos más pequeños para presentarse ante los socialdemócratas o los conservadores, si bien los vientos soplan a favor de la primera opción. Pese a que la líder verde, Annalena Baerbock, descartó esta opción, las fallas en su jefatura han otorgado carta de oportunidad a sus segundos, que ya se han lanzado a trabar conversaciones con los liberales, entendiendo que una negociación entre los pequeños presentando un acuerdo con una delimitación clara frente a los grandes les coloca, automáticamente, en una posición de fortaleza a la hora de configurar el Ejecutivo.

3. LOS LIBERALES: EN EL GOBIERNO A LA FUERZA

Christian Lindner, el candidato liberal del FDP.

Esa es la máxima que tienen desde el FDP, razón por la cual no han tardado en entablar contactos con los verdes para ir pavimentando unas negociaciones que se presagian difíciles, dada la manifiesta incompatibilidad de aspectos importantes de sus respectivos programas. En cualquier caso, con el telón de fondo de la cultura política del acuerdo en Alemania, todo es posible. Incluso una Gran Coalición entre socialdemócratas y conservadores, aunque los líderes de las dos grandes formaciones hayan dejado claro ya que no tienen nada que decirse. Los liberales ambicionan las carteras relacionadas con la economía y las finanzas, razón por la cual piensan pujar fuerte por obtener un lugar privilegiado dentro del futuro ejecutivo. Ahora bien, sin perder de vista que son la cuarta fuerza, con un 11,5%, y que su orientación hacia el centro-derecha les convierte en el socio preferente de una CDU que, conforme pasan los días, se aleja de la perspectiva de formar gobierno, sumida como está en una crisis interna soterrada pero patente.

En absoluto descartable es la opción de una coalición entre los conservadores, los verdes y los liberales, claro que los ojos están puestos en las carteras que finalmente se lleven estos últimos, que variarán su apoyo en función de ello y del programa económico, fiscal y financiero que salga de las mesas de negociaciones. Sin olvidar que, en cualquier caso, los liberales llevan fuera del gobierno desde 2013, y que su deseo de volver a influir en la esfera política de manera más directa es clara e indisimulada.  

Quedan, pues, las piezas dispuestas en el tablero, en una partida de ajedrez en la que nada puede darse por decidido. Todos los escenarios, por inverosímiles que parezcan, pueden acabar materializándose. Todos menos uno: aquel que incluya a la ultraderecha de AfD, Alternativa para Alemania, que obtiene escaños en el parlamento con un 10,3% de los votos. A pesar de lo cual está sometido a un férreo cordón sanitario por la negativa de todos los partidos importantes a pactar con ellos absolutamente nada, y menos aún una coalición de gobierno. Lo que no ha impedido que se hayan hecho fuertes en la antigua República Democrática Alemania, allí en el Este, donde también crece electoralmente el partido sucesor del SED (Partido Socialista Unificado de Alemania, que dirigió con mano de hierro la dictadura comunista responsable de la construcción del Muro de Berlín), Die Linke, La Izquierda. Aunque casi se queda fuera del arco parlamentario con un 4,9% de los votos. En los meses venideros conoceremos el verdadero efecto que estas trascendentales elecciones tendrán para todo el continente europeo.

Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable: Partido político DESPERTAR SOCIAL.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a Hostalia que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

A %d blogueros les gusta esto: