Sábado, 1 de octubre, 2022
Sevilla
27°
Madrid
21°
Barcelona
18°

NO DEBE HABER SOLIDARIDAD PARA ALEMANIA

El gas ruso de Alemania

Piden racionar la Energía los mismos que se negaron a mutualizar pérdidas por el Covid con los países europeos del Sur. Ahora toca revancha.

Pablo Gea

Alemania está pagando caro su dependencia del gas ruso. Años de ser el auténtico caballo de Troya de Moscú dentro de la Unión Europea tienen ahora sus merecidas consecuencias. Ahora que Rusia cierra el grifo a causa de la guerra en Ucrania, las cosas cambian. La idea de Alemania para enfrentarse al duro otoño que le aguarda en el horizonte es que la Unión Europea arrebate las competencias de gestión energética que tienen los Estado que la componen y se imponga un recorte del 15% del consumo de gas para todos. O lo que es lo mismo, el racionamiento energético. En definitiva, que todos arrimen el hombro y mutualicen las pérdidas que esta crisis va a traer para Europa.

Alemania y el gas ruso

Como no puede ser de otra manera, los países del Sur, a los que hay que sumar Polonia y Hungría, se han opuesto a semejante idea. Por el contrario, a Alemania se unen Países Bajos, Dinamarca y Luxemburgo. En momentos como este, es bueno recordar eso de que la vida da muchas vueltas. Y es que durante la crisis desatada por el Covid-19, Alemania destacó por su oposición clara a mutualizar deuda para ayudar a las economías más dañadas por causa del virus, las sureñas. El principal paladín de la austeridad, que puso contra las cuerdas a muchos gobiernos y poblaciones europeos durante la última crisis económica se vuelve suplicante hacia quienes hasta hace no mucho han tenido que soportar sus imposiciones políticas. Y lo ha hecho a través de quien es su principal activo dentro de la UE, que no es otro que Úrsula von der Leyen, actual Presidente de la Comisión Europea y antigua Ministra de Defensa con Angela Merkel.

Alemania y el gas ruso

Llegados a este punto, España y todos los Estados europeos del Sur deben negar cualquier tipo de solidaridad con Alemania. Es decir, no tener con ella la comprensión que ella misma siempre se ha negado a otorgar a aquellos países que considera menos organizados y disciplinados. Y si bien puede entenderse que un país no quiera jugar en su contra a la hora de cuadrar sus cuentas, de la misma forma hay que comprender ahora que haya otros a los que no les intereses tener que sacrificar el bienestar de su población para que Alemania aguante el chaparrón. Por ver está si quienes con fuerza en estos momentos mantienen una postura tan justa como arriesgada no se ablandan con el paso de las semanas.

Alemania y el gas ruso

Lo que es indudable es que el flanco Sur de la Unión Europea está ahora ante una oportunidad privilegiada para cobrarse su legítima venganza. Esperemos que las nuevas olas de Diplomacia débil no la echen a perder.

Afíliate a Despertar Social

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ver más

  • Responsable: Partido político DESPERTAR SOCIAL.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a Hostalia que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

A %d blogueros les gusta esto: