Miércoles, 24 de julio, 2024
Barcelona,
18°
Soleado

DE LA CONSTITUCIÓN AL TERROR

Pablo Gea

El Coordinador General de Despertar Social publica una investigación sobre el Terror durante las revoluciones francesa y rusa.

Editorial

Pablo Gea, el líder del partido político Despertar Social, acaba de lanzar al mercado este 20 de octubre de 2022 un ensayo dedicado a la Revolución Francesa y a la Revolución Rusa. La particularidad de este estudio radica en que contempla tres enfoques combinados en uno sólo: el jurídico, el político y el histórico. Pues no se trata de una crónica de los hechos, ya hay mucho de eso escrito. La matriz de la obra estriba en el análisis de las constituciones políticas de los regímenes resultantes de los dos procedimientos revolucionarios, con la mira puesta en los Derechos Fundamentales.

Y es que, más allá de las proclamas y de los mitos, las revoluciones francesa y rusa se caracterizaron por destruir los derechos de los ciudadanos, más que por ponerlos en pie. Hablamos, para ser más precisos, de varias revoluciones en una, dado que se puede diferenciar claramente la revolución francesa de 1789 de la revolución francesa de 1793, como se distingue entre la revolución rusa de febrero de 1917 y la revolución rusa de octubre del mismo años. Y estas diferencias pivotan sobre el ascenso al poder de dos abogados, Robespierre y Lenin, que dejaron su indeleble impronta sobre los textos constitucionales que impulsaron.

A partir de este momento, los procesos revolucionarios que conducían hacia la instauración de un sistema de libertades se transformaron en otro que lo que instauró realmente fue el terror de masas y el genocidio. No se trató, como tiende a creerse, de un ‘exceso inevitable’, sino de una propósito claro, deliberado y explícito, aplicado de forma metódica. Tanto Robespierre como Lenin concibieron sistemas totalitarios cuyo propósito primordial fue asesinar a cantidades ingentes de personas a la vez que se laminaban sus derechos individuales. Sus constituciones eran tan sólo vehículos para instaurar la dictadura revolucionaria, no un muro de contención para la misma.

Y esta es la gran tragedia de las dos revoluciones: sus constituciones y declaraciones de derechos no sirvieron para acabar con la tiranía y caminar hacia un horizonte mejor, sino al revés, para construir una dominación mucho más brutal y mucho más asfixiante que la que existía antes.

Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable: Partido político DESPERTAR SOCIAL.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a Hostalia que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.